SSD, gran rendimiento en unidades de almacenamiento

SSD

Las SSD (unidades de estado sólido) se han convertido en el gran estándar en la informática móvil por sus múltiples ventajas frente a los discos duros y se utilizan de forma masiva en 2 en 1, convertibles, portátiles premium, Ultrabooks o tabletas electrónicas.

Sus ventajas comienzan en unas velocidades de transferencia de datos que en general triplican la entregada por los discos duros y permiten mejores tiempos de arranque del sistema operativo, en el acceso a las aplicaciones o en los reinicios desde modos de suspensión o hibernación.

La ausencia de partes móviles de SSD les permite mejorar el ruido emitido, la emisión calorífica y el consumo, mientras que formatos avanzados como M.2 con tamaños similares a una tarjeta de memoria, permiten  crear equipos cada vez más delgados y ligeros, un aspecto esencial en informática móvil.

Las nuevas generaciones de SSD clase empresarial facilitan su instalación por parte de los departamentos de TI para asegurar una mayor capacidad de gestión y un menor coste total de la propiedad (TCO). Además, protegen los datos del acceso no autorizado, gracias a las prestaciones de seguridad de esta clase de unidades incluyendo el cifrado AES de 256 bit basado en hardware y los protocolos para gestión de claves Opal estándares en el sector.

En cuanto a resistencia, las nuevas generaciones de SSD han mejorado enormemente acercándose a la gran fiabilidad de los discos duros. Incluyen células de memoria adicionales libres para cuando las otras fallen no perder capacidad, reasignando sectores dañados. Los fabricantes ofrecen 3 o 5 años de garantía y la vida media real de una SSD se estima entre 5 o 7 años.

En cuanto al precio por GB es el único punto donde los discos duros siguen venciendo a las SSD pero las sucesivas rebajas de las memorias flash NAND están consiguiendo reducir la diferencia y en determinadas capacidades de almacenamiento los precios se acercan a la paridad.

HP_BUSINESS