Cómo elegir la mejor tarjeta MicroSD

tarjeta MicroSD

Una tarjeta MicroSD es un dispositivo de almacenamiento externo y extraíble tremendamente popular, que se extiende por millones en dispositivos profesionales y de consumo tan diversos como portátiles, tablets, smartphones o cámaras fotográfica.

Desarrollada por SanDisk en julio de 2005 y estandarizada posteriormente por la organización responsable, MicroSD es la variante más pequeña en tamaño de la especificación de tarjetas de memoria SD, que incluye estas mismas SD genéricas y las miniSD. Su tamaño reducido a 15×11×1 mm ha permitido incluirlas en todo tipo de dispositivos y en algunos, se han convertido en imprescindibles para aumentar la capacidad de almacenamiento interno del propio dispositivo.

Hoy vamos a revisar cómo podemos elegir la mejor tarjeta MicroSD porque no es tan sencillo como pudiera parecer.

Formatos microSD

Igual que la norma general de tarjetas SD se divide en tres formatos (SD, SDHC y SDXC) las tarjetas microSD se han comercializado en estas variantes. Y es lo primero a valorar en la compra porque no son compatibles con todos los dispositivos, si bien en la actualidad la tercera es la más extendida y utilizada.

  • microSD: La más antigua. Tienen una capacidad de hasta 2 Gbytes y se pueden utilizar en cualquier ranura microSD.
  • microSDHC: Tienen una capacidad superior a los 2 GB y hasta 32 GB. se puede utilizar en dispositivos que soporten SDHC y SDXC.
  • microSDXC: Son las más modernas y la referencia de compra siempre que el dispositivo la soporte porque solo son compatibles con hardware SDXC. Su capacidad varía desde 32 Gbytes a unos impresionantes 2 Tbytes. Es el máximo teórico de la norma, si bien, hasta ahora, el máximo ofertado por la industria es de 512 Gbytes.

Rendimiento – Clase

Los responsables de la especificación parece que se empeñaron en complicar las cosas y también a la hora de elegir la tarjeta tenemos que tener en cuenta que el rendimiento sea suficiente para el uso al que vamos a destinarla. Afortunadamente es fácil de distinguir a base de unos números insertos en un semicírculo que designan la “Clase”. Debe venir impreso en todas las tarjetas que compremos:

microSD_2

Sí conviene conocer que estos números no designan el rendimiento real o máximo sino la velocidad mínima en Megabytes por segundo que en modo escritura es capaz de soportar la tarjeta. Aunque no es lo habitual, técnicamente es posible que la velocidad máxima en lectura de una tarjeta Clase 2 superara a una Clase 4. Para no liarnos, intenta elegir siempre la Clase 10 aunque intenta conocer también la velocidad máxima en lectura. La velocidad mínima en escritura soportada de cada clase es:

  • Clase 2: Al menos 2 MBps.
  • Clase 4: Al menos 4 MBps.
  • Clase 6: Al menos 6 MBps.
  • Clase 10: Al menos 10 MBps.

Rendimiento – UHS

Complicando la elección aunque mejorando la velocidad del formato ante las necesidades de nuevas aplicaciones como la grabación 4K, la asociación normalizó la interfaz Ultra High Speed (UHS) que mejora la velocidad de datos. Las dos versiones de UHS son UHS-I (con velocidades de bus de hasta 104 Mbps) y UHS-II (hasta 312 Mbps) que definen la velocidad máxima en lectura de la tarjeta.

Por ello verás impreso en las tarjetas “I” para UHS-I o “II” para UHS-II. Como las anteriores referidas a la Clase, cada tarjeta que soporte este formato también debe incluir impreso la velocidad mínima en escritura soportada, en este caso los números 1 o 3 inserto en una U, como verás en la imagen:

microSD_3

En cuanto a la velocidad mínima en escritura sería la siguiente:

  • U1: Al menos 10 MBps.
  • U3: Al menos 30 MBps

Velocidad nominal

La mayoría de fabricantes citan la velocidad máxima en modo lectura que sus tarjetas son capaces de alcanzar. Las velocidades se basan en pruebas internas del fabricante por lo que en la mayoría de los casos en prueba real serán algo más discretas. Aún así puede servirte de referencia. Se indica en MB/s y viene indicado en el anuncio publicitario de la tarjeta, en el manual técnico del mismo o en el envoltorio de la tarjeta. No es obligatorio señalar este dato de velocidad como sí lo es el formato y la Clase que vimos arriba.

Velocidad relativa

Más complicaciones. Algunos fabricantes usaban la velocidad de transferencia original del formato CD (150 KBps) para mostrar la velocidad de la tarjeta. Así, podríamos ver algo como “2x”, 4x” y así sucesivamente. Una “100x” correspondería a una velocidad de 15 MBps. Ya no suelen utilizarse pero por si ves alguna, ya sabrás de qué va.

Cuidado con las falsificaciones

Hace unos años, un ingeniero de SanDisk declaró que una tercera parte de las tarjetas vendidas bajo su marca eran falsificaciones. Cuidado con ello. Las guías de compra en Ebay incluyen una página en la detección de falsificaciones debido a la extensión de estas falsificaciones, que no ofrecen ni la velocidad ni la capacidad prometida. Puedes utilizar aplicaciones como H2testw para Windows o F3 para Mac and Linux, para chequear si una tarjeta es genuina.

¿Que tarjeta microSD compro?

Hablando de rendimiento dependerá mucho del dispositivo donde vayas a utilizarla y del tipo de aplicaciones a usar. No tiene nada que ver su uso en un GPS donde simplemente necesitamos extender el almacenamiento y poco más que en una cámara para grabación de vídeo que sí exige tarjetas más rápidas. La siguiente imagen de Panasonic con recomendación de uso puede darte una idea de las necesidades de grabación de vídeo en distintas calidades hasta llegar al 4K. Hablamos siempre de consumo porque en el mercado profesional se utiliza otro tipo de tarjetas.

microSD_5

En cuanto a la capacidad de almacenamiento también dependerá de las necesidades del usuario. Pero este apartado es más sencillo de elegir y la oferta es amplísima. El mínimo actual se marca en 8 Gbytes de capacidad de almacenamiento. No compres nada inferior si tu dispositivo lo soporta porque no merece la pena. El coste de las memorias flash ha bajado tanto (como vemos con las SSD) que podemos adquirir modelos SDHC UHS-I de 32 GB a un precio de 12 euros.

De ahí para arriba hasta donde necesites en capacidades de 16, 32, 64 o 128 Gbytes. como las más extendidas. También las hay con capacidades superiores (hasta 512 GB) aunque el precio puede dispararse.

Hay usuarios que prefieren comprar varias tarjetas de menor tamaño que aparte del coste permiten salvaguardar una parte de las tomas en caso de fallo de la unidad. Tenlo en cuenta. Compra la capacidad suficiente pero tampoco te pases. Tu bolsillo lo agradecerá.

En cuanto a marcas, todas las grandes del sector ofrecen gran fiabilidad, velocidades superiores al mínimo establecido y buen soporte. Algunos fabricantes ofrecen garantía de por vida en sus mejores modelos. También software de recuperación de datos y modelos robustos para mayor protección contra el agua, el polvo o los rayos X de aeropuertos.