El año del 5G

5G

2017 será un año clave para el desarrollo del 5G, la nueva generación de redes de comunicaciones de banda ancha móvil sucesora del actual 4G, que espera ser la solución a la explosión de la demanda de comunicaciones, servicios y aplicaciones móviles con grandes ventajas en rendimiento, capacidad y latencia.

También en latencia como explica Intel. La tecnología 5G es más que una red más rápida y se espera que proporcione una latencia extremadamente baja con un ancho de banda increíblemente alto, lo que significa una gran capacidad para gestionar una demanda sin precedentes de datos y un mayor número de dispositivos conectados.

Las redes potentes y ágiles también pueden encaminar el tráfico de red de manera inteligente para dar prioridad a dispositivos críticos para seguridad, como los coches de conducción autónoma y dispositivos médicos vestibles. En zonas geográficas en donde la infraestructura conectada no es tan rápida o fiable como se necesita, la tecnología 5G también ofrece un mundo de posibilidades no disponibles en la actualidad.

Después de las primeras pruebas reales en redes empresariales, la tecnología 5G seguirá evolucionando, desde sus fases de inicio y pruebas a unos planes importantes para su despliegue y un mayor soporte en el sector. La necesidad de una conectividad más rápida incrementará la presión para que el sector establezca unos estándares mundiales con el IEEE y el 3GPP, además de ocuparse de los retos más importantes relacionados con la interoperabilidad, la compatibilidad y su capacidad de uso en el futuro.

Se espera que la red 5G mundial ofrezca soporte a un número estimado de 100.000 millones de dispositivos. Confirmación del potencial de negocio de esta tecnología destinada a ser el futuro de la conectividad móvil, la consultora Juniper espera que el negocio del 5G alcance los 65.000 millones de dólares en 2025. Será antes, en 2020, cuando el 5G se despliegue a nivel mundial.