Cómo restaurar Windows 10 en caso de problemas

Restaurar Windows 10

Restaurar Windows 10 a la configuración de fábrica en caso de problemas con el sistema operativo, es una alternativa más sencilla al uso de copias de seguridad o a una instalación desde cero.

Microsoft ha simplificado la herramienta que con este fin ofrece el mismo sistema. Su objetivo sigue siendo el mismo, restablecer el sistema operativo a su configuración predeterminada de fábrica, superando los problemas de ejecución incorrecta o degradación del sistema que ocurre con su uso, por fallos en la instalación de aplicaciones o controladores, alguna actualización o la introducción de algún tipo de malware.

Cómo Restaurar Windows 10

Restaurar el sistema en caso de problemas es una función muy sencilla y automatizada utilizando el entorno de recuperación de Windows que además, te permitirá realizar una copia de seguridad externa de tus archivos personales si decides un restablecimiento más completo. Lo veremos en el siguiente paso a paso:

  • Accede a la herramienta situada en Inicio > Configuración > Actualización y Seguridad >Recuperación. Restaurar Windows 10
  • Ejecuta “Restablecer este PC” y tendrás la opción de mantener los archivos personales o quitarlos. Restaurar Windows 10
  • En ambos casos se eliminarán las aplicaciones y la configuración del sistema porque la herramienta accederá a Windows RE (el entorno de recuperación de Windows), borrando y formateando las particiones antes de instalar una copia nueva de Windows 10.
  • En el caso de optar por la opción de “Quitar todo”, la herramienta permite salvar los archivos colocados en otras unidades de almacenamiento fuera de la principal donde está instalada el sistema operativo.restaurar_windows10_3
  • Si empleas la opción de “Mantener mis archivos”, la herramienta hará una copia de los mismos para devolverlos a su sitio original una vez instalado el sistema.
  • Restaurado el sistema, accede a Windows Update para actualizarlo en su caso, instala las aplicaciones que necesites y los controladores proporcionados por Microsoft o por el fabricante del equipo.